M15 a simple vista

Independientemente de si la figura debajo dibujada es el Pegaso de Zeus y Belerofonte o es Ocírroe transformada en Hipe por Artemisa, lo único que sabemos de cierto es que está a punto de comerse el cúmulo globular M15.

6-2-blog-m15-pegas-namibia-600px

En el dibujo superior, con el norte abajo porque está imaginado desde el hemisferio sur, vemos el caballo, o la yegua si era Hipe, rampante o despegando, o quizás golpeando la montaña con los cascos para abrir nuevas fuentes como nos enseñó Hesíodo que hacía Pegaso.

A la izquierda, el Cisne, encima la Flecha, más arriba el Delfín y aún más arriba, en el centro, otro caballo, ahora pequeño, Equuleus, del que no conocemos con certeza si era hermano o hijo de Pegaso.

Si era Celeris, hermano de Pegaso, quizás estaban jugando con el cúmulo, no sería extraño, pues era un potrillo.

Pero también podria ser que M15 fuese el tábano que envió Zeus a picar al caballo para hacer caer a Belerofonte cuando quería subir al Olimpo cabalgando a Pegaso. ¿No sabían que ahí solo pueden acceder los dioses?

Ptolomeo, que conocía bien todas esas historias, ya los situó en el cielo del Almagesto, tanto al caballo grande como al pequeño.

 

La parte interesante de la historia es que ambos caballos nos ayudarán a encontrar M15 a simple vista.

Veamos el dibujo desde nuestras latitudes.

6-2-blog-m15-pegas-ager-600px

En el dibujo de arriba, en la parte inferior izquierda, vemos Pegaso boca abajo. Delante, marcado con un punto amarillo con borde naranja, el cúmulo globular M15. A la derecha de M15, Equuleus. La línea de la cabeza del caballo va hacia M15, pasa por encima de Equuleus y del Delfín y se dirige directamente a M27.

 

Debajo, una ampliación de la cabeza del Pegaso, con las estrellas que hemos de localizar con soltura en el campo: Theta y Epsilon Peg, y Delta y Gamma Equ.

6-2-blog-m15-amb-noms-nord-a-dalt-600px

 

Áger, 30 de septiembre de 2016, 00:10h, 11ºC, 66% de humedad, papeles muy ligeramente húmedos. SQM-L: 21.48 al norte y 21.47 en el zenit. Hoy el cielo no está muy oscuro pero si muy estable.

Tengo el objeto a unos 55º de altura y tiene una magnitud de 6.3. Le dedico más de una hora de observación a simple vista.

Estudio la zona a simple vista durante un buen rato, las magnitudes, las posiciones, defino bien el ángulo formado por Theta-Epsilon y el par Delta-Gamma. Estas dos estrellas, de 4.47 y 4.70, cuando empezamos a trabajar pasan un poco desapercibidas porque la figura de Pegaso devora el resto de estrellas. Cuando ya hace un rato que estamos observando, enseguida las vemos a la primera en el ángulo con centro en Enif.

No he visto nunca aún M15 a simple vista y, como siempre, he de definir la estrategia para garantizar que lo que veo es lo que realmente quiero ver.

Busco la estrella de 6.1 alineada con Theta i Epsilon, y a la mitad de esa distancia más allá de Épsilon, de Enif. Se hace de rogar, sólo la veo en pequeños momentos, pero la veo muy clara, como una finísima marca de aguja, pero relativamente muy brillante. No me puedo equivocar de estrella pues es la única de magnitud seis o más brillante, la siguiente ya es de 7.31.

Pero mientras espero a la estrella ya hace rato que estoy viendo el fantasma, alargado, grande, muy difuminado, muy al límite, con mucho ruido ocular, con visión lateral sube bastante, no demasiado, pero lo suficiente para que pueda apreciar que hay alguna cosa no estelar, la veo nebular, grande y difusa.

Tengo la sensación de que lo veo mucho más grande de lo que debiera, como si estuviese integrando la luz del cúmulo y la de las tres estrellas de campo, de 6.1, 7.31 y 7.62, tras un par de horas largas de adaptación. El cúmulo es 6.3. Supongo que no puedo integrar en el conjunto las estrellas de siete.

 

Debajo, el campo que hemos de conocer bien, un poco girado para facilitar la visualización. Con suma facilidad encontramos Enif (Epsilon Peg) y Baham o Biham (Theta Peg). A partir de estas dos, haciendo una simetría o un triángulo muy llano, buscamos Delta y Gamma de Equuleus. No son tan brillantes pero con la referencia del ángulo las encontramos fácilmente.

6-2-blog-m15-sense-noms-600px

Encima, sobre el lado derecho del ángulo o del triángulo hemos de buscar a simple vista la estrella de 6.1. No hay prisa, si no la vemos sólo hace falta esperar a que se muestre, ya aparecerá. Hemos de esperar a que lo haga unas cuantas veces para ver bien la posición.

6-2-blog-m15-amb-noms-600px

Veo que la estrella está en el extremo de una pequeña nebulosidad muy fantasmal, grande, alargada y muy indefinida, muy al límite de la visión cuando llevo aún poco rato observando.

Cuando llevo un tiempo trabajando, pongamos veinte minutos o media hora con la vista fijada en la zona del objeto, empiezo a ver diferentes estrellas encendiéndose y apagándose en el campo del gran triángulo, todas de hacia seis y de más de seis de magnitud. Pero cerca del cúmulo en este rango sólo está la de 6.1.

Unas veces veo la estrella, otras el fantasma, otras los dos juntos. Cuando es así veo la estrella al SE del fantasma.

La medida es contradictoria, grande y pequeña a la vez, veo el fantasma grande en relación a un diminuto globular. Cuando no veo la estrella quizás veo la nebulosidad y se me hace difícil decir si estoy viendo la estrella o el cúmulo. Me es útil esperar a que aparezca la estrella. Confirmo, a veces veo la estrella y a veces la nebulosidad.

Hay dos estrellas más al lado de M15, una de 7.31 y una de 7.62. No hay de más luminosas cerca del cúmulo, en la zona del fantasma. Si veo la estrella y el fantasma, estoy viendo el cúmulo.

 

Cuando termino el objeto he de recoger porque la noche ha sido extenuante, tengo los ojos muy cansados. Pero ahora que he encontrado una estrategia, encuentro el objeto a la primera sin ningún instrumento, a simple vista.

Anuncis