Text en català

EDIN-Mapa-Seq-5-1-amb-etapa-color-sense-noms-1024px

En los mapas de encima y debajo, con el norte arriba, vemos la posición de los treintaiún objetos de verano de la quinta etapa de la maratón Messier. En color claro están marcados los nueve primeros, que forman la primera secuencia de la etapa (5.1), de M5 a M71: 5-13-92-57-56-29-39-27-71.

Con círculos de color más oscuro vemos las secuencias 5.2 y 5.3. Bajando de la 5.1 encontramos la 5.2 formada por los nueve cúmulos globulares de Ofiuco y Escorpión, y a continuación, en el grupo de la izquierda, los cúmulos abiertos y nebulosas del plano galáctico de la secuencia 5.3, desde Escudo hasta Sagitario y Escorpión.

EDIN-Mapa-Seq-5-1-amb-etapa-color-amb-noms-1024px

Volver arriba

Índice de la página

1- La serie, los objetos y el encadenamiento

2- La perspectiva galáctica

3- Localización de los objetos

4- Memorización de la serie

5- Enlaces rápidos

 

1- La serie, los objetos y el encadenamiento

EDIN-Mapa-5-1-color-amb-noms-ull-nu-1024px

Una vez preparadas las secuencias y resuelta la localización de los dos o tres objetos menos luminosos, podemos hacer toda la etapa con prismáticos, si el cielo es favorable.

 

La secuencia 5.1 es: M5-M13-M92-M57-M56-M29-M39-M27-M71

EDIN-Mapa-Seq-5-1-color-tots-els-noms-1024px

En la página Secuencia 5.1: objetos está la localización de los objetos de la secuencia y en la página Secuencia 5.1 con telrad la localización con telrad. Además, en el blog Cuaderno de observación vamos revisando los objetos uno a uno con prismáticos de 7×50 y de 15×85.

 

La 5.1 es una secuencia muy rápida, como las otras dos de la etapa. Hay que tener en cuenta que el objetivo del ejercicio que hacemos es la localización de los objetos, no su observación detallada. Una vez memorizadas las series de números y con los campos ya preparados, nos interesa poseer soltura y encontrar intuitivamente los objetos con la menor abertura posible, prismáticos o simple vista.

Todos los objetos de la secuencia se pueden localizar con prismáticos de 50mm de abertura. De hecho M39 se ve casi siempre a simple vista y M13 también si el cielo es suficientemente bueno. Según la altura del objeto, las condiciones del cielo y la altura del lugar de observación, que elimina la parte inferior de la atmósfera, podríamos llegar a localizar también a simple vista M5, M92 y M29.

En esta secuencia normalmente utilizamos 7×50 o 10×50, 15×85 y un refractor “cromático” de 152mm a f5, excelente para este tipo de trabajos, montado en una giro altazimutal de ejes totalmente libres. Tenemos siempre a mano filtros nebulares de diferentes ventanas, marcas y medidas. Evitamos el uso del dobson o de grandes aberturas en las etapas donde no es necesario como ésta, porque nos distrae en este tipo de tarea donde la intención es localizar rápidamente los objetos. El dobson nos tienta a detenernos para disfrutar de las observaciones, perdiendo el objetivo del trabajo.

Más abajo y al final de la página hay enlaces a las páginas siguientes de la etapa, que desarrollan la preparación paso a paso de los objetos.

 

La secuencia empieza con tres cúmulos globulares, M5, M13 y M92, que están aproximadamente a la misma distancia del Sol, del orden de 25.000-28.000 ly. Una vez preparado el itinerario de estos tres objetos, que se pueden llegar a ver a simple vista, la serie se hace en diez o quince segundos.

Vamos luego a M57 y M56. Con instrumentos pequeños la nebulosa planetaria de Lira, M57, se ha de haber preparado bien, memorizando el aspecto del objeto con los prismáticos que utilizamos, y las estrellas de campo, las dobles, triples, alineaciones, que nos ayudarán a no confundir el objeto con una estrella difuminada.

El cúmulo globular M56 es sencillo de localizar porque está al lado de un asterismo muy fácil de ver. Es un globular un poco más lejano que los tres anteriores. Hemos localizado M57 y M56 en quince o veinte segundos más.

Vamos ahora a por M29, parece un infiltrado, ya que es un cúmulo abierto. Parece una pequeña mariposa o un intercambiador de calor, una torre de refrigeración de una central nuclear. Pero no está infiltrado, si nos fijamos bien nos daremos cuenta de que nuestro itinerario ha ido bajando desde M92 hacia el plano galáctico. M29 nos indica que ya hemos llegado.

Si continuásemos el plano galáctico hacia el centro de la Galaxia, iríamos al encuentro de los cúmulos abiertos de Escudo y Sagitario, pero los dejamos para la secuencia 5.3, y vamos en sentido contrario, hacia mayores longitudes galácticas. Si la noche y el cielo son aceptables, encontramos M39 a simple vista. M39 es un cúmulo abierto muy próximo al Sol.

Hemos llegado más o menos a noventa grados del centro galáctico. Si hemos preparado bien M29, localizaremos los dos cúmulos abiertos en diez segundos o menos.

Acabamos la secuencia con M27 y M71, una nebulosa planetaria muy próxima al Sol y el cúmulo globular de Sagita, mucho más cercano que los cuatro globulares anteriores. M71 en su órbita, está atravesando el plano galáctico.

Si en ese momento tenemos a mano un filtro nebular de pulgada y cuarto, M27 lo agradece. Lo podemos poner entre el ojo y los prismáticos simplemente sosteniéndolo con los dedos. Se deben probar diferentes tipos de banda y de marcas, para ver cuál nos gusta más en ese objeto. Si los prismáticos son de 50mm de objetivo quizás se pueda poner un filtro nebular de dos pulgadas arriba, en el objetivo. Si vamos con cuidado, como miramos hacia arriba, no se cae, y siempre podemos trabarlo con un pequeño trozo de espuma de goma.

Con M27 y M71 estamos en una zona muy interesante del plano galáctico. Hacia los 55 grados de longitud galáctica hemos pasado ya la gran densidad de la tangente de Sagitario, que marca el límite exterior de la curva de ese brazo galáctico, y tenemos delante una ventana de entre 30.000 y 25.000 años luz de profundidad antes de llegar al brazo de Perseo, que aparece al fondo, entre el brazo de Sagitario y nuestro brazo de Orión. En ese aparente callejón sin salida hay pocos objetos. M27 está aquí mismo y M71 está ahí por casualidad, tarde o temprano dejará el plano galáctico siguiendo su órbita. Decimos aparente callejón sin salida, porque realmente es el espacio más o menos vacío que separa los brazos de Perseo y de Sagitario para girar hacia la parte posterior de las barras centrales de la Galaxia.

Cuando empecemos a preparar esta secuencia estaremos un buen rato, pero cuando la hayamos practicado un poco la haremos en cinco minutos, y luego en menos de la mitad. No tiene secreto, práctica y un buen cielo.

Volver arriba

Subir al índice

2- La perspectiva galáctica

El trabajo con coordenadas ecuatoriales no proporciona información al observador sobre la estructura galáctica, más bien sirve de distracción. Ya desde el primer momento de la preparación de la maratón Messier de memoria es conveniente ver la Galaxia en tres dimensiones. Es importante entender y utilizar coordenadas galácticas para poder transformar el mapa mental de una esfera celeste con la Vía Láctea serpenteando arriba y abajo, en otra esfera con la Vía Láctea plana y horizontal. En ese momento entenderemos enseguida que M5, M13, M92 y M56 están en relación con la secuencia 5.2, ya que todos son cúmulos globulares, y que M29 y M39 son la continuación de la secuencia 5.3 ya que son cúmulos abiertos, objetos del disco galáctico.

Debajo hay una tabla con una recopilación de distancias en años luz de los objetos de la secuencia. Las columnas marcadas con azul más oscuro son cúmulos globulares.

5-1-dades-astrofisiques

Los datos están ordenados cronológicamente, excepto los de la última línea en la que no hemos puesto fecha porque es una recopilación miscelánea de distancias.

O’Meara 1998 (2009) se refiere al The Messier Objects de Stephen James O’Meara de 1998, reimpresión de 2009 (Cambridge University Press), una guía básica utilizada durante décadas por los observadores de los objetos Messier, y aún hoy muy útil en el campo.

Stoyan se refiere al Atlas of the Messier Objects de Ronald Stoyan y otros, de 2006 (versión en alemán) y 2008, versión en inglés de Cambridge University Press que hemos utilizado. Para la mayor parte de las distancias, Stoyan cita la fuente (R2005, K2005, etc.). En la última línea de la tabla hemos copiado algunas distancias para las que no cita la fuente, para evitar poner muchas líneas en el cuadro hemos obviado la fecha. El atlas de Stoyan es una obra imprescindible para quien trabaje con los objetos Messier.

Crossen&Rhemann 2004 se refiere a Sky Vistas: Astronomy for Binoculars and Richest Field Telescopes de Craig Crossen y Gerald Rhemann, de Springer-Verlag/Wien 2004. Tanto el texto de O’Meara como el de Stoyan son muy útiles para observadores de todos los niveles de los objetos Messier. En cambio, Sky Vistas es una obra más amplia y de nivel avanzado, con visión de estructura galáctica, no se limita a los objetos Messier. Cualquier observador avanzado interesado en cielo profundo que busque la estructura galáctica de la distribución de los objetos la encontrará ya no solo en el texto, sino también ya en el índice.

Glyn Jones 1968 se refiere a uno de los textos de referencia de los últimos cincuenta años para los estudiosos de la historia de los objetos Messier: Messier Nebulae & Star Clusters, de Kenneth Glyn Jones, Faber&Faber, 1968. Hemos utilizado la segunda edición de 1991 de Cambridge University Press.

 

Debajo, el mapa de arriba de todo de la página, de la quinta etapa de la maratón, ahora en posición galáctica, con el norte galáctico arriba. En azul claro, los objetos de la secuencia y a la derecha en azul más oscuro las otras dos secuencias de la etapa, los nueve cúmulos globulares de la 5.2 y debajo los cúmulos abiertos y nebulosas del plano galáctico de la 5.3

Los dos objetos de la izquierda son M39 y M29, cúmulos abiertos del disco galáctico. Continúan abajo a la derecha, en azul más oscuro, con la 5.3, entre M11 y M7. Los dos círculos claros de la parte inferior en el centro son M27 y M71 que no es abierto sino globular. Vemos que los cúmulos abiertos definen perfectamente, de izquierda a derecha, el plano galáctico, dibujado en el segundo mapa de abajo.

5-1-mapa_mut_galactic

 

Debajo, los mapas de la secuencia en coordenadas galácticas.

Mapa-galactic-5-1-1024px

En el mapa superior vemos una parte de la Galaxia desde nuestro punto de vista. El centro galáctico está abajo a la derecha, en el punto 0,0, en Sagitario. La línea horizontal es el plano galáctico, del que se muestra el primer cuadrante: 0-90º de longitud galáctica. El eje vertical es latitud galáctica en grados.

Vemos que la secuencia 5.1 se desarrolla en la segunda mitad del primer cuadrante, entre los 45 y los 90º de longitud galáctica, aproximadamente. Pero hay un objeto, M5, sobre el origen de coordenadas, a más de 40º de latitud galáctica. M5 es el primero de estos objetos que se pone y es práctico situarlo en esta secuencia.

M5, M13, M92, M56 y M71 son cúmulos globulares, objetos muy antiguos del halo, de miles de millones de años, que orbitan alrededor del centro galáctico. Por tanto nos los podemos encontrar en cualquier latitud galáctica. En este instante astronómico, M56 y M71, en su órbita, están cercanos al plano galáctico y podrían parecer objetos del disco, aunque no lo son, como determinó Shapley hace ahora un siglo.

En el mapa hemos marcado la tangente de Sagitario que marca el límite exterior de dicho brazo. Las secuencias 5.2 y 5.3 se mueven sobre la primera mitad del primer cuadrante, dentro de la tangente de Sagitario y de la de Escudo, llenando la parte derecha del diagrama.

M29 y M39 son cúmulos abiertos, objetos del disco galáctico, de menos de cien y menos de quinientos millones de años respectivamente. Son objetos próximos comparados con los cúmulos globulares.

Inmediatamente a la izquierda de la tangente de Sagitario se abre un camino vacío, un espacio de nadie, con pocos objetos. Es el vacío entre los brazos de Sagitario y de Perseo, que parece un callejón sin salida, pero que en realidad es un callejón que se curva hacia la derecha, hacia la parte posterior del centro galáctico. Este espacio lo tenemos apantallado a la izquierda por nuestro propio brazo de Orión, y por los objetos y súperobjetos de diferentes entidades y extensiones que vemos en Cisne.

 

Debajo, el mapa con la proyección de los objetos sobre el plano galáctico, con el cero arriba, que está orientado hacia el centro de la Galaxia. Todos los objetos son del primer cuadrante galáctico, de 0º a 90º, excepto M39 que ya es del segundo cuadrante. Algunas distancias pueden discrepar de las de los mapas siguientes, este mapa es más reciente.

5-1-mapa_pla_galactic

A continuación, el mismo mapa orientado a Cisne, de manera que estaríamos mirando al punto 90º en vez de a los 0º galácticos. Deneb está a 84º y NGC7000 a 85.5º de longitud galáctica.

El mapa galáctico se acostumbra a orientar con el cero arriba o abajo como en el de encima. El interés del que hemos dibujado abajo, con los 90º arriba es que nos permite ver muy rápidamente la posición de los objetos más cercanos a Cisne.

Mapa-pla-galactic-5-1-fins-30000ly-1024px

En el mapa superior se muestran los objetos proyectados sobre el primer cuadrante del plano galáctico, visto desde el polo norte galáctico. Las referencias de distancia son diez mil, veinte mil y treinta mil años luz. Este mapa debe leerse contrastándolo con el diagrama superior, frontal, mirando al centro galáctico, ya que puede llevar a confusión el hecho de que objetos muy lejanos entre sí parezcan muy próximos cuando los proyectamos sobre el plano.

El caso más evidente aquí es el de M13 y M56. En el mapa podría parecer que son cercanos uno del otro, pero si nos fijamos en el diagrama anterior, en la vista desde el Sistema Solar, vemos que están a diferente altura, a distinta latitud galáctica.

Como hemos visto en la explicación del mapa anterior, M5, M13, M92, M56 y M71 son cúmulos globulares. Los cuatro primeros están en un rango de distancias del orden de 23.000 a 31.000 años luz. M71 es más próximo, a un poco más de 13.000 años luz.

Hemos de tener en cuenta que todas las distancias de la Galaxia están en revisión constante. Las distancias a los cúmulos globulares ahora se consideran en general inferiores a las de hace una década y las hemos de tomar como distancias relativas.

Mapa-pla-galactic-5-1-fins-4000ly-1024px

El mapa superior es una ampliación de la región central del mapa anterior, en él vemos objetos de la secuencia a menos de cuatro mil años luz. Los cinco cúmulos globulares que hemos visto en el mapa anterior están mucho más lejos.

M29 y M39 son objetos del disco galáctico, cúmulos abiertos bastante próximos, M29 está a unos 4.400 años luz y M39 está mucho más cerca, a menos de mil años luz, quizás a 950 ly.

M57 y M27 son nebulosas planetarias. M57 es un objeto muy cercano y joven, está entre mil y dos mil años luz, quizás a unos 1.140 ly, y tiene quizás sólo entre diez mil y veinte mil años. M27 es aún más cercano y más joven, está a un poco menos de mil años luz, a unos 815 ly, y tiene quizás menos de diez mil años.

Estos dos extraordinarios objetos son simples anécdotas en términos de tiempo astronómico.

Volver arriba

Subir al índice

3- Localización de los objetos

En esta web hay tres bloques diferentes de contenido relacionados con la localización de los objetos: localización objeto a objeto y en encadenamiento (3.1), localización con telrad (3.2), y búsqueda con prismáticos o a simple vista, si se da la circunstancia (5.3)

 

3.1. Localización objeto a objeto y en encadenamiento

Haciendo clic en la imagen siguiente se puede acceder a la página de localización de cada objeto.

5-1-M5-150px

La estructura de la m3, que podría parecer complicada, está explicada en el primer cuadro de la página Maratón Messier de memoria.

 

3.2. Localización de los objetos con telrad

Haciendo clic en la imagen inferior se accede a la página de localización rápida con telrad, válida para cualquier tipo de telescopio.

Telrad-150px

 

3.3. Localización de los objetos con prismáticos de 7×50 y 15×85

Además de la página de localitzación de los objetos, que es de tipo general, en el blog Cuaderno de observación vamos añadiendo la localización precisa de los objetos con 7×50 i 15×85.

De forma paralela a la web, vamos construyendo este Cuaderno donde revisamos la localizació de los objetos con prismáticos, al ir avanzando en la comprobación de los apuntes que pasamos a limpio.

 

En el  0-facebook1 ponemos los enlaces a los nuevos artículos de observación del Cuaderno de observación.

Volver arriba

Subir al índice

4- Memorización de la serie

El encadenamiento es muy fácil de recordar porque la serie contiene objetos muy visitados por observadores de todos los niveles.

El objetivo es memorizar la serie 5-13-92-57-56-29-39-27-71

Como siempre, nos fue muy útil memorizar grupos de solo dos o tres objetos e ir avanzando en el encadenamiento de toda la serie.

  • Memorizamos 5-13-92
  • Memorizamos 57-56
  • Ahora todo junto: 5-13-92-57-56
  • Memorizamos 29-39
  • Desde el principio: 5-13-92-57-56-29-39
  • Memorizamos 27-71
  • Revisamos la serie completa unas cuantas veces seguidas: 5-13-92-57-56-29-39-27-71

En la fase de memorización y de preparación de las localizaciones de los objetos nos resultó importante seguir siempre este orden y estos grupos. Cuando ya dominemos la serie en el campo con los prismáticos, podremos hacerla en cualquier orden.

Hemos dividido las seis etapas de la maratón Messier en diecisiete secuencias, por tanto si dedicamos dos semanas a memorizar cada secuencia con tranquilidad, terminaremos este trabajo en treinta y cuatro semanas, que son unos ocho meses.

Cuando empecemos a memorizar podemos hacer una secuencia por semana o más, pero al ir avanzando, como es recomendable repasar cada vez todos los objetos ya estudiados, el ritmo se ralentiza. Cuando se termina una secuencia se han de repasar de memoria todas las anteriores.

Es importante no mezclar objetos de diferentes etapas en la fase de memorización. Si estamos trabajando la tercera etapa, hemos de memorizar y preparar solo las secuencias de la tercera etapa sin mezclar otros objetos.

En cambio, creemos que el orden de las etapas no es prioritario, ya que lo más importante es empezar a memorizar la etapa que tendremos dentro de unas semanas en el cielo. Así podremos saltar con facilidad desde la serie de números memorizada al encadenamiento de los objetos en el cielo.

Para memorizar es útil escribir la serie muchas veces en papel, docenas y docenas de veces, a todas horas del día, en los pequeños espacios de tiempo libres, ya que es una tarea que se hace en menos de un minuto.

Primero hay que escribir la numeración y luego dibujar los números a la vez que el gesto, el movimiento, el itinerario encadenado. En el comienzo se pueden utilizar las plantillas que están más abajo, pero luego es mejor partir de un papel en blanco.

 

A continuación hay tres plantillas para imprimir en blanco y negro a medida de tarjeta de visita, para poder llevar siempre encima y practicar la memorización: un mapa mudo, uno con los nombres de los objetos de los extremos y otro con toda la numeración.

EDIN-Mapa-Seq-5-1-BN-sense-noms-1024px

EDIN-Mapa-Seq-5-1-BN-amb-noms-1024px

EDIN-Mapa-Seq-5-1-BN-tots-els-noms-1024px

Volver arriba

Subir al índice

5- Enlaces rápidos

0-Botonera-Etapa-5-castella

0-Botonera-5-1-intro-castella  0-Botonera-5-1-objectes-castella  0-Botonera-5-1-telrad-castella

0-Botonera-5-2-intro-castella  0-Botonera-5-2-objectes-castella  0-Botonera-5-2-telrad-castella

0-Botonera-5-3-intro-castella  0-Botonera-5-3-objectes-castella  0-Botonera-5-3-telrad-castella

0-Botonera-Etapa-6-castella  0-Botonera-Etapa-4-castella

0-Botonera-BLOG-castella

0-facebook1

Página creada en julio y agosto de 2016

Página revisada el 1 de octubre de 2016